Las persianas, al igual que todo lo que hay en el hogar, no escapan a las inclemencias del tiempo ni al polvo, por lo que es necesario darles continuo mantenimiento y limpieza.

Seguramente has notado que tus persianas han perdido su brillo natural, o que comienzan a mancharse o su color se opaca, sin mencionar que el polvo las oscurece.

Para evitar todo lo anterior, te decimos cómo limpiar persianas de manera sencilla . Primero debes identificar de qué tipo de material son tus persianas.

Para persianas de plástico y PVC solo necesitarás agua con detergente; primero deberás quitar el polvo con un trapo seco y después frotar cada persiana con una esponja humedecida con el agua y detergente. Termina secando perfectamente las persianas para evitar que queden manchas de jabón o de gotas de agua.

Con las persianas metálicas y de aluminio solo bastará eliminar el polvo con un trapo seco o, también se puede usar la aspiradora. Si notas que hay manchas en las persianas, humedece un paño con alcohol y frota ligeramente hasta desvanecer la mancha.

Y para persianas de madera, primero necesitas eliminar el polvo con un trapo seco y después requerirás emplear algún producto de limpieza especial para maderas. Solo basta aplicar un poco de la cera líquida en un trapo limpio y frotar cada persiana hasta lograr el brillo necesario. Quita el exceso de cera con un trapo seco.